Inicio

El impulso comunicacional originado por el inusitado desarrollo tecnológico acaecido desde mediados de la década del noventa del siglo pasado, ha proporcionado a las ciencias -entre ellas la Arqueología- posibilidades de difusión y acercamiento a diversos públicos, imposibles de imaginar apenas unos años atrás.

qué es MICA

Durante la última década, se han generado, multiplicado y diversificado las herramientas de registro audiovisual así como canales de difusión del patrimonio arqueológico. Modelos 3d, fotografía de 360° y la cámara térmica, se añaden a los tradicionales documentales, portales web de video y publicaciones en redes sociales (Facebook, Instagram, etc.), resultando en el desarrollo de portales web y aplicaciones de recorridos virtuales, portales de realidad virtual y aumentada, páginas web y aplicaciones especialmente desarrolladas para exhibir relatos inmersivos georreferenciados. Cuantiosas experiencias alrededor del mundo demuestran que es posible generar el acceso masivo a los sitios arqueológicos y/o museos a través de internet y teléfonos inteligentes.

Las nuevas herramientas y canales de difusión arqueológica no llegaron para desplazar a las anteriores: las complementan y optimizan, suman contenidos y nuevas formas de abordarlos, siempre que sean organizadas en una narración que informe y emocione al unísono, humanizando así a la investigación académica, tornándose accesible a un público no especializado. Sin embargo, no debemos olvidar que exigen la construcción de nuevos tipos de relato que solo pueden construirse a partir de la conformación de equipos multidisciplinarios que combinen diferentes saberes.

Skip to toolbar